Trucos para proteger conexiones inalámbricas

Cuando la mitad de la población reconoce haber utilizado una conexión inalámbrica ajena alguna vez sin permiso, ¿cómo puede impedir que sus vecinos utilicen su conexión Wi-Fi? Para proteger una red inalámbrica, sólo es necesario seguir unos pocos pasos muy sencillos:

  • Utilice tecnología de cifrado
    Los routers inalámbricos permiten cifrar los datos, para que no sea posible interceptar información bancaria o contraseñas. El acceso protegido Wi-Fi (WPA y WPA2) es un sistema de cifrado mucho más potente que WEP para la protección de las comunicaciones.
  • Utilice una contraseña
    Configure una contraseña para la conexión inalámbrica a Internet. Elija una contraseña segura para proteger la red. No utilice la que viniera incluida en el router Wi-Fi o una palabra normal que sea fácil de adivinar.
  • No difunda el nombre de la red inalámbrica
    El nombre de su red inalámbrica, conocido como SSID, no debería difundirse de forma abierta. Además, elija un nombre SSID difícil de adivinar para dificultar el trabajo de los hackers. Nombres SSID como "casa", "inalámbrica" o "Internet" no son buenas opciones.
  • Utilice filtrado de direcciones MAC
    Los puntos de acceso y los routers Wi-Fi suelen ser capaces de impedir la conexión de dispositivos inalámbricos desconocidos a la red. Para ello, es necesario comparar la dirección MAC del dispositivo que intenta conectarse al router Wi-Fi con una lista almacenada en el router. Por desgracia, esta función suele estar desactivada en los routers porque no es fácil activarla correctamente. Mediante la activación de esta función y proporcionando al router sólo la dirección MAC de los dispositivos inalámbricos que utilice, su red estará protegida contra los intrusos que intenten utilizar su conexión a Internet.

    El filtrado de direcciones MAC no es una solución absoluta para la protección de redes inalámbricas, ya que determinados intrusos pueden clonar las direcciones MAC y conectarse a su red Wi-Fi, pero esta medida es necesaria para correr menos riesgos.
  • Restrinja las horas de acceso a Internet
    Algunos routers inalámbricos permiten limitar el acceso a Internet a determinadas horas del día. Por ejemplo, si no necesita acceder a Internet desde su casa entre las 9 y las 17 horas, de lunes a viernes, programe el router para que impida el acceso entre esas horas.
  • Asegúrese de que sus ordenadores están protegidos correctamente
    Compruebe que cuenta con antivirus, parches de seguridad y cortafuegos actualizados, lo que le ayudará a proteger la red inalámbrica, a la vez que impide las conexiones de programas maliciosos a su Wi-Fi.

Download a free Virus Removal Tool

Security Solutions