Cortafuegos

Los cortafuegos evitan accesos no autorizados a ordenadores y redes.

Como su propio nombre indica, los cortafuegos funcionan como barrera entre las redes o partes de estas, bloqueando el tráfico malicioso y frenando intentos de ataques informáticos.

Los cortafuegos de red se instalan en los límites que separan dos redes, normalmente, entre Internet y la red de una empresa.

Pueden ser dispositivos de hardware o programas de software instalados en un ordenador que funciona como puerta de enlace a la red de la empresa.

Los cortafuegos cliente se ejecutan en los ordenadores de los usuarios y protegen solo el equipo en el que están instalados. En ambos casos, el cortafuegos analiza todo el tráfico, tanto entrante como saliente, para comprobar que cumple determinados criterios. Si los cumple, lo permite; si no, lo bloquea.

Los cortafuegos pueden filtrar el tráfico basándose en:

  • Las direcciones de origen y destino, y los números de los puertos (filtrado de direcciones).
  • El tipo de tráfico de red (por ejemplo, filtrado de protocolos HTTP o FTP).
  • Los atributos o el estado de los paquetes de información enviados.

Los cortafuegos cliente también pueden advertir a los usuarios cada vez que un programa intenta realizar una conexión para preguntarles si deben permitirla o bloquearla. Con el tiempo, puede aprender de las respuestas para saber qué tipos de tráfico se permiten.

Descargar Diccionario de amenazas
Descargar