Cómo elegir contraseñas seguras

Las contraseñas protegen contra fraudes y fugas de información confidencial, pero poca gente elige contraseñas realmente seguras.

Elija contraseñas lo más largas posible

Cuanto más larga es una contraseña, más difícil es que los delincuentes la averigüen o la encuentren probando todas las combinaciones posibles (por ejemplo, con ataques por fuerza bruta). Las contraseñas de 14 o más caracteres son mucho más difíciles de averiguar.

Utilice diferentes tipos de caracteres

Incluya números, signos de puntuación, símbolos y letras mayúsculas y minúsculas. En los dispositivos móviles que no estén diseñados para introducir caracteres especiales fácilmente, intente utilizar contraseñas más largas con caracteres distintos.

No utilice palabras que aparezcan en el diccionario

No utilice palabras ni nombres propios que puedan encontrarse en diccionarios. Los ciberdelincuentes pueden probar de forma automática todas las palabras del diccionario para averiguar contraseñas.

No utilice información personal

Es probable que otras personas conozcan la fecha de su cumpleaños, el nombre de su cónyuge o sus hijos, o su número de teléfono, y pueden sospechar que haya utilizado cualquiera de esos datos como contraseña.

No utilice su nombre de usuario

No utilice como contraseña el nombre de usuario o el número de la cuenta.

Utilice contraseñas difíciles de identificar mientras las escribe

No utilice caracteres repetidos ni teclas cercanas entre sí en el teclado.

Plantéese la posibilidad de utilizar una frase como contraseña

Utilice una cadena de palabras en lugar de una sola palabra. Las combinaciones poco probables de palabras pueden ser difíciles de averiguar.

Intente memorizar las contraseñas

Memorice las contraseñas en lugar de anotarlas. Utilice una cadena de caracteres que signifiquen algo para usted o utilice técnicas de memorización que le ayuden a recordar la contraseña. Existen programas gratuitos muy buenos para gestionar las contraseñas.

Los programas de gestión de contraseñas de calidad pueden ayudar a elegir contraseñas únicas, cifrarlas y almacenarlas de forma segura en el ordenador, por ejemplo, KeePass, RoboForm y 1Password.

Si anota las contraseñas, guárdelas en un lugar seguro

No deje las contraseñas anotadas cerca del ordenador o en lugares de fácil acceso.

Use contraseñas distintas para cada cuenta

Si un ciberdelincuente averigua alguna de sus contraseñas, al menos solo podrá poner en peligro una cuenta.

No revele las contraseñas a nadie

Si recibe una solicitud para que confirme una contraseña, aunque parezca que procede de un organismo de confianza o alguien de su empresa, nunca es aconsejable revelar las contraseñas (véase Suplantación de identidades).

No utilice contraseñas en ordenadores públicos

No introduzca contraseñas en ordenadores de uso público (por ejemplo, en hoteles o cibercafés) que pueden no estar protegidos correctamente o tener registradores de pulsaciones instalados.

Cambie las contraseñas con regularidad

Cuanto más cortas y sencillas sean las contraseñas utilizadas, más a menudo deben actualizarse.

Descargar Diccionario de amenazas
Descargar