Falsificación

La falsificación de direcciones de correo electrónico se utiliza como técnica de ingeniería social.

Las falsificaciones pueden utilizarse de diferentes formas con fines maliciosos.

Los delincuentes que se dedican a suplantar identidades para engañar a los usuarios y que revelen información confidencial utilizan direcciones falsificadas para que los mensajes parezcan provenir de fuentes de confianza como, por ejemplo, bancos. Los mensajes de correo electrónico pueden llevar a sitios web falsos (por ejemplo, imitaciones de páginas de banca electrónica) diseñados para robar datos y contraseñas de cuentas.

Los mensajes de correo electrónico también pueden parecer mensajes internos de la empresa (por ejemplo, del administrador de sistemas) en los que se pide al usuario que cambie la contraseña o confirme otros datos.

Los delincuentes que utilizan el correo electrónico para timos o fraudes pueden ocultarse y evitar ser detectados mediante direcciones falsificadas.

A veces, los creadores de correo no deseado utilizan direcciones falsificadas para que parezca que una persona inocente o una empresa remiten el spam. Otra de las ventajas para los delincuentes es que sus propias direcciones de correo electrónico no se saturan de avisos de mensajes no entregados. (Consulte Programas maliciosos por correo electrónico)

Descargar Diccionario de amenazas
Descargar