Programas maliciosos para teléfonos móviles

Los programas maliciosos para teléfonos móviles están diseñados para ejecutarse en dispositivos móviles como teléfonos inteligentes y ordenadores de mano.

Los primeros ejemplos de este tipo de programas maliciosos aparecieron en 2004. En un principio, estaban dirigidos al sistema operativo Symbian, pero dieron lugar a muchas otras amenazas para dispositivos móviles.

Desde entonces, los ciberdelincuentes han tardado relativamente bastante tiempo en desarrollar cantidades considerables de programas maliciosos para dispositivos móviles. La gran oleada se produjo cuando la nueva generación de teléfonos inteligentes con sistemas operativos Android e iOS se hizo popular. Desde finales de 2010, año en el que se identificaron las primeras muestras para dispositivos Android e iOS, se han descubierto miles de variedades de programas maliciosos para dispositivos móviles.

En la actualidad, los investigadores tienen noticia de muchas más aplicaciones maliciosas para el sistema Android que para iOS, probablemente, porque el primero permite instalar aplicaciones desde fuentes de terceros. Los sitios de intercambios de archivos suelen alojar versiones maliciosas de aplicaciones y juegos conocidos.

Con los programas maliciosos para dispositivos móviles (al igual que los dirigidos a ordenadores personales), los ciberdelincuentes persiguen beneficios económicos. De forma similar a los que amenazan Windows, los programas maliciosos para dispositivos móviles distribuyen antivirus falsos y roban información confidencial. Otros envían mensajes SMS o realizan llamadas a líneas telefónicas de tarifas especiales (si el dispositivo infectado forma parte de una red telefónica).

Incluso las fuentes de confianza pueden alojar aplicaciones peligrosas para la privacidad de los usuarios. Ciertos marcos publicitarios pueden compartir la información de identificación personal de los usuarios, como la ubicación o el número de teléfono. Estas aplicaciones pueden clasificarse como aplicaciones no deseadas.

Para evitar la entrada de programas maliciosos en los dispositivos móviles, es aconsejable mantenerlos al día con todas las actualizaciones de seguridad, y descargar e instalar solamente aplicaciones de fuentes de confianza como Google Play o Apple iTunes. En el caso de los dispositivos que utilizan Android, recomendamos instalar un programa de seguridad como Sophos Mobile Security.

Descargar Diccionario de amenazas
Descargar