Ataque de denegación de servicio

Los ataques de denegación de servicio (DoS, por sus siglas en inglés) impiden que los usuarios accedan a un equipo o un sitio web.

En este tipo de ataques, los delincuentes intentan sobrecargar o bloquear un servicio para que los usuarios legítimos no puedan utilizarlo. Normalmente, los ataques de denegación de servicio están dirigidos a servidores web y tienen como objetivo impedir la entrada a un determinado sitio web. No se roban ni se secuestran datos, pero la interrupción del servicio puede resultar costosa para la empresa.

El tipo de ataque DoS más habitual es el utilizado para enviar a un ordenador más tráfico del que puede recibir. Los ataques de denegación de servicio utilizan una gran variedad de métodos, pero la inundación de servidores web con solicitudes desde redes de bots es el más sencillo y habitual. Este tipo de ataques se denominan ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS, por sus siglas en inglés). (Consulte Troyano de puerta trasera, Zombi)

Descargar Diccionario de amenazas
Descargar