Riesgos y ventajas del uso de dispositivos personales en entornos laborales

Cómo mantener protegidos los teléfonos inteligentes, los portátiles
y las tabletas de los empleados

< Anterior 2 | 3 | 4 | 5 | 6 Siguiente >

Cómo proteger dispositivos personales en entornos laborales

Para permitir el uso de dispositivos personales en los entornos laborales de forma segura, la primera y mejor defensa consiste en aplicar los mismos requisitos que se aplican a los dispositivos que ya están en la red. Estas medidas de seguridad incluyen:

  1. La imposición de contraseñas seguras en todos los dispositivos
  2. Protección antivirus y prevención de fugas de datos
  3. Cifrado de discos, medios extraíbles y sistemas de almacenamiento en la nube
  4. Gestión de dispositivos móviles para borrar datos delicados si se extravía cualquier dispositivo
  5. Restricción de aplicaciones

El cifrado debe ampliarse siempre tanto a los datos en tránsito como en reposo. Al protegerlos con contraseñas seguras, es mucho más difícil que alguien consiga robar datos. Pero, si por cualquier motivo las contraseñas de los dispositivos fallan, el cifrado de los datos proporciona una capa de seguridad adicional que los ciberdelincuentes deben superar para robar información.

Anime a los usuarios a que vean las capas adicionales de seguridad como herramientas útiles que les permiten utilizar sus propios dispositivos en el trabajo. Al proteger los dispositivos con contraseñas, los usuarios asumen la responsabilidad de proteger los datos.

Además de aplicar códigos de acceso y protección antivirus a los dispositivos, es aconsejable establecer un nivel personalizado de restricción de las aplicaciones en los dispositivos personales utilizados en la empresa. Si las aplicaciones están disponibles en la red interna, los empleados deberían poder acceder a ellas desde fuera de la oficina a través de una red VPN o un programa de correo electrónico.

Los programas que regulan el uso de dispositivos personales en el trabajo deben permitir que los usuarios sigan siendo productivos en horario no laboral, así como proporcionar la flexibilidad necesaria para que realicen otras actividades no relacionadas con el trabajo, como actualizar su estado o participar en juegos interactivos.

Sea cual sea la política elegida, asegúrese de que se puede cumplir y que permite al departamento informático desplegar software de forma remota.

Página siguiente: Configuración de políticas y estándares de cumplimiento