Consejo n.º 3: Guarde las cosas

No deje información delicada a la vista en la oficina

No deje documentos impresos que contengan información privada encima de la mesa. Guárdelos en un cajón o tritúrelos. Cualquiera que pase por allí podría verlos fácilmente. Mantenga el escritorio ordenado y los documentos guardados en un lugar seguro. De esta forma, la oficina tendrá un aspecto más ordenado y correrá menos riesgos de que se produzcan filtraciones de datos.

Consejo n.º 4: Bloquee los equipos