Consejo n.º 2: Manténgase protegido

No utilice equipos sin proteger

Al acceder a información delicada desde un equipo sin proteger como, por ejemplo, en un cibercafé o un equipo doméstico compartido, estará poniendo en peligro la información visualizada. Asegúrese de que el equipo cuenta con los parches de seguridad aprobados más recientes, antivirus y cortafuegos. Y utilice el equipo en modo de usuario siempre que sea posible, en lugar de en modo de administrador.

Consejo n.º 3: Guarde las cosas